Críticas

Crítica a “Beasts of the Southern Wild” (2012)

POR: HUGO PAGÁN SOTO

Es increíble como una cámara puede retratar el alma humana, algo que no tiene forma ni color, pero que con un poco de imaginación y creatividad toma forma y lo podemos ver tan claro que hasta podríamos tocarlo. “Beasts of the Southern Wild” es un ejemplo perfecto de una película que apela al lado humano, a los sentimientos, a los principios y a las motivaciones de sus personajes para contarnos una historia ficticia pero vestida en un traje de realidad. Son películas como estas que salen de la nada y nos sorprenden, son de esos golpes de los que no veíamos venir y que nos pegan con una fuerza tal que nos dejan apabullados, desconcertados, aturdidos.

Benh Zeitlin hace su entrada con bombos y platillos, el novel director no ha parado de recibir premios por su obra, entre ellos podemos sumar el gran premio del jurado en Sundance. Y si de Opera Prima hablamos en lo adelante tendremos que incluir a “Beasts of the Southern Wild” en cualquier listado que se nos pueda ocurrir. Zeitlin se maneja como todo un veterano, como si esto de dirigir lo tuviera metido en las venas, sobre todo con la dirección de un grupo completo de primerizos, tanto a nivel técnico como en su reparto.

Basándose en la obra para teatro de Lucy Alibar, Zeitlin desarrolla el guión de este drama que nos muestra a una comunidad del sur de Louisiana que vive en el área pantanosa, específicamente en una localidad conocida como “La bañera”. Pero el escenario es solo el medio, el verdadero fin nos lo muestran una pequeña niña llamada  Hushpuppy (Quvenzhané Wallis) y su padre Wink (Dwight Henry) ambos al igual que toda la comunidad se enfrentan a una inminente tormenta que traerá consigo una inminente devastación. Pero la tormenta no es solo el fenómeno natural, la tormenta más fuerte que enfrentan nuestros personajes es su condición humana y a través de Hushpuppy y Wink la vivimos y la hacemos nuestra.

La grandeza de esta obra es como logra relacionar los aspectos naturales y las condiciones en que viven los personajes y extrapolarlos al plano humano, a la resistencia natural e inevitable que tenemos cada uno de nosotros en nuestro código genético. Resistencia a perder lo que consideramos nuestro, resistencia a perder a nuestros seres queridos, resistencia al cambio y sobre todo resistencia a lo más natural de todo, la muerte. Esa pequeña Hushpuppy con una actuación realmente fuera de serie nos regala una de las mejores actuaciones infantiles que hemos visto en mucho tiempo, por su parte Wink en el papel de su padre no pierde el ritmo y nos deja perplejos con una actuación que mueve las fibras más sensible de nuestra humanidad.

“Beasts of the Southern Wild” es un filme que crece a medida que avanza, crece como película y crece en emotividad, en fuerza. A medida que vamos enfrentando una situación tras otra, vamos aprendiendo y entendiendo a cada uno de estos personajes que tienen mucho más que contar que lo que se puede ver a simple vista. Personajes marginados que enfrentan la opresión y son puestos al límite, que en las condiciones más extremas podemos ver su verdadera naturaleza, su verdadero ser interior. Si el filme en su totalidad es una excelente obra, la secuencia final del mismo es en pocas palabras un alarde de genialidad de su creador.

10/10

Ficha Técnica:

  • Dirección: Benh Zeitlin.
  • Guión: Benhh Zeitlin, Lucy Alibar.
  • Reparto: Quvenzhané Wallis, Dwight Henry, Leavy Easterly.
  • Género: Drama.
  • Duración: 93 min.
  • País: USA.

 

One thought on “Crítica a “Beasts of the Southern Wild” (2012)

  1. Totalmente de acuerdo contigo y con todos los que han alabado esta película, es simplemente una obra maestra. Esta historia y las actuaciones principales conmueve, hacen reflexionar y ponen muchas de las cosas que vemos en el mundo en otra perspectiva. Siempre es bueno ver cine que te cuente la historias que nadie quiere escuchar, el cine no es solo entretenimiento.

Leave a Reply