Cine Dominicano Críticas

Crítica a “La Musiquita por Dentro” (2019)

La Musiquita por Dentro es la tercera colaboración de la dupla de Ernesto Alemany y Miguel Yarull. Este par trajo al mundo en 2015 “La Gunguna”, una de las mejores obras de la aún incipiente industria cinematográfica dominicana. Para ambos un debut  por todo lo alto, con más que merecida razón. En esta ocasión Alemany y Yarull enfilan las naves por otras aguas y nos llevan al amplio mar de las comedias románticas.

Un amor de película

Nunca voy a olvidar la frase de la película “V for Vendetta” cuando el personaje de Evey (Natalie Portman) le pregunta a V (Hugo Weaving) si la película que están a punto de ver (El Conde de Montecristo) tiene un final feliz. “Como solo el celuloide nos lo puede entregar” responde V. Si bien los días del celuloide palidecen las historias de amor no. El cine se encarga de seguir fabricando las más sublimes historias de amor.

La Musiquita por Dentro maneja los códigos de las comedias románticas hollywoodenses que nos conocemos de cabo a rabo. Hubiera dicho el amigo Armando Almánzar que la formula aquí es la más antigua de todas:

Chico conoce a chica, chico y chica se enamoran. Chicho pierde a la chica, chico recupera a la chica y viven felices para siempre.

Ariel “Guti” (Christian Alvarez) es el muchacho que desde pequeño ha sido un desafortunado en temas de amor y con las chicas en general. Pronto nuestro Guti conocerá a la bella Mar (María del Mar Bonelly) y por supuesto será amor a primera vista. Guti y Mar terminan siendo compañeros de trabajo y Guti comienza su cruzada para conquistar a la doncella. En el camino Guti contará con la ayuda de Raymond La Bujía (Avelino Junior Figueroa “Lápiz Conciente”) quien le dará los trucos para poder alcanzar la meta.

Afiche La Musiquita Por Dentro
La Musiquita por Dentro

La Musiquita

Lo de la musiquita es un adagio muy dominicano, es más; tratar de explicarlo a cualquiera que no haya nacido en la tierra de Duarte sería todo un desafío. Pero la alusión más directa es a ese atrevimiento o picardía que una persona que no lo aparente puede llevar dentro de sí. Es en esa carencia de autenticidad o de identidad quisqueyana donde La Musiquita por Dentro se encuentra con su talón de Aquiles.

Sus personajes cortados al detalle para encajar en los estereotipos de las comedias románticas resultan poco verosímiles, con excepción de Bujía (Lápiz Conciente). Dentro de un grupo de actuaciones que en gran parte de la película se notan forzadas el único que se destaca es el Lápiz en un papel que parece quedarle a la medida.

Es difícil bailar al ritmo de la musiquita pues su guion es demasiado familiar y los clichés no le juegan a favor. Encontramos algunas secuencias que nos mueven y hasta le cogemos el ritmo, pero a seguidas llega otra que nos saca de paso.

Merengue no Rock n Roll

Tengo que volver a la Gunguna pues en ella la dupla de Alemany y Yarull concibieron algo con identidad, algo que era tan de nuestra aldea que tenía la vocación a ser universal. Ahora con La Musiquita por Dentro se deciden por apoyarse en las estructuras pre-fabricadas y se olvidan de aportar frescura a su historia. El sendero que hacemos junto a los protagonistas lo hemos caminado muchas veces.

Le faltó merengue a la musiquita y le sobró rock n roll.

5/10

Cine Dominicano Críticas

Crítica a “Miriam Miente” (2018)

A falta de un mejor recurso MIRIAM MIENTE. Es prisionera de los prejuicios y los estereotipos, sus captores somos todos nosotros e incluso ella misma. La nueva película de Natalia Cabral y Oriol Estrada (Tú y Yo, El sitio de los sitios) nos propone una mirada a la idiosincrasia del dominicano. El discurso de los jóvenes cineastas  pone el dedo en la llaga y visita nuestro lado oscuro. Coherencia es la palabra indicada para definir naciente obra de Natalia y Oriol. Su fuerza narrativa y la madurez para abordar los temas sociales de su cotidianidad les ha permitido crear películas que nos sacuden emocionalmente.

Miriam Miente nos lleva a un breve instante de la vida de Miriam (Dulce Rodríguez), nos trasporta a los días previos a la fiesta de sus 15 años. Junto a su madre Tere (Pachy Méndez) y su mejor amiga Jennifer (Carolina Rohana) Miriam se prepara para el gran día, pero en su mente hay algo que la atormenta y hace de sus días un calvario. Miriam tendrá que luchar contra prejuicios sociales y contra sus propios miedos para poder encontrar su identidad.

HAY UN PAÍS EN EL MUNDO

Preferimos quedarnos con la parte más romántica del inmortal poema de Pedro Mir. Tal vez en versos como: “Sencillamente liviano, como un ala de murciélago apoyado en la brisa.” encontremos más de lo que hay en nuestro ADN. De esa marca ancestral que nos empuja a la ligereza de lo material y nos hace renegar de nuestra esencia. Miriam Miente nos obliga a mirar de frente una realidad que tenemos tan metida en las entrañas que se nos hace imposible desatarnos de ella. A Miriam y su madre antes que ella y su abuelo antes de su madre y así quien sabe si hasta Guacanagaríx, es el estigma del color de piel lo que más le pesa.

En el vacío de la mirada de Miriam se descifra su miseria por no saber como actuar ante una sociedad que no acepta lo que realmente es. En su confusión ella termina siendo parte del problema por ceder ante la presión social. La fotografía de Israel Cárdenas le hace plena justicia a esta obra que se crece en la intimidad de sus cuadros cerrados y nos abruma con sus primeros planos que nos llevan a lo más hondo de los personajes.

EL NEGRO ATRÁ DE LA OREJA

Este viejo adagio dominicano bien pudo ser el título de la obra de Cabral y Estrada. En su sentido más profundo este refrán nos apunta que no hay un alma en la tierra de Sammy Sosa que no ancle sus raíces en el negro más profundo. Y ya saben que lo de Sammy no es por casualidad. Esa Tere que de manera muy acertada interpreta Pachy Méndez comulga con el proceder de una nación que ha aprendido los cánones de belleza de revistas Vanity Fair. Claudia (Margaux Da Silva) es el referente, adinerada, de tez blanca y sofisticada.

El trabajo de Dulce Rodríguez para dar vida a Miriam es realmente impresionante y lo que transmite con su lenguaje corporal nos hace conectar con el personaje. De principio a fin podemos sentir ese yugo que pesa sobre ella.

El guion de Natalia Cabral y Oriol Estrada es sólido y en la puesta en escena se siente fluido. La historia mantiene su fuerza de principio a fin y siempre nos mantiene en expectativa. Si nos encontramos agobiados con lo que le sucede a Miriam nada nos puede preparar para la estocada final que nos asestan Natalia y Oriol. El final de Miriam Miente es tan auténtico que nos aturde y nos deja un sabor a desesperanza terrible.

9/10

Cine Dominicano Críticas

Crítica a “AMIGO D” (2018)

Por razones profesionales pasé más de tres años sin escribir sobre una película dominicana, esto coincidió con un período donde el cine de la tierra de Duarte vio nacer obras muy importantes y que referían una clara evolución en una industria que han sigue pujando para definirse. AMIGO D del director Francisco Valdez es el primer filme de factura dominicana que voy a abordar luego de un largo receso. Fue precisamente otro filme de este director unos de los últimos que publiqué antes de la pausa obligada, “De Pez En Cuando”. Su opera prima sería esta y fue un paso en la dirección correcta con una propuesta de humor que reivindicaba un genero muy golpeado en la historia del (more…)

Cine Dominicano

COCOTE (2017)

Cocote y El Hambre Dominicana

POR: EDWIN CRUZ

Cual Miles Davis decidiera hacer cine, el hombre llega al set con la estructura de su intuición parcialmente escrita: sus preconcebidos cambios de formato, dan un sentido de atonalidad a la propuesta; luego en posproducción, el cineasta Nelson Carlo de los Santos decide redondear su dominicana estética del hambre: traza un cuadro en movimiento, donde-arquetípico en sus películas- borra la línea de la ficción, dictando el paisaje, la historia a sus personajes… Personajes lastrados. Envilecidos. Marginados.

Esto sabemos de qué va: el abuso y la sensación abismal de diferencias sociales en erredé, es de todos conocido. Por lo tanto, no hay sorpresa en su final, que pide reivindicación con el único recurso que el excluido puede blandir: la (more…)

Cine Dominicano

She Said He Walks, He Said She Walks (2009)

POR: LUIS G. JANSEN

El precepto de la narrativa cinematográfica ha estado en constante evolución desde el nacimiento del séptimo arte. El cine tiene su propia forma de relatar, de transmitir, de retratar, de describir. No puede ser expresado mediante la vulgaridad de la palabra, y la palabra se simboliza en la pantalla. Entonces desde su concepción este artículo es un fracaso, porque para discurrir sobre su título no debía ser un artículo, sino un poema.

She Said He Walks, He Said She Walks (2009) es nostalgia, amor amargo y posturas encapsulados en un diestro cortometraje por el dominicano Nelson Carlo de los Santos. Presenta un relato rotundo de una relación, sometido a la contemplación de cuatro minutos. Sórdido amor desorientado por los vaivenes errantes de lo que se (more…)