DEAD RECKONING (1947): De John Cromwell

In Cine Clásico
Dead Reckoning

Pocos actores tienen la impronta de Humphrey Bogart. Mejor dicho, ningún actor la tendrá. Dead Reckoning de John Cromwell nos lo trae como muchas veces lo hemos visto, versión detective atormentado por una femme fatale. Como pez en el agua se movía Bogie con la gabardina, el sombrero y el cigarrillo en el filo de los labios. Su personaje de Sam Spade en El Halcón Maltés (1941) fue uno de los que ayudó a inmortalizar esa figura en el universo del film noir. El tiempo lo consagró y roles como el de Rip Murdock en esta de Cromwell le caían como anillo al dedo.

Los caminos del cine negro, a los que me empujó el colega cinéfilo Oliver Oller, los recorro con fascinación. Bogart es uno de mis actores predilectos y siempre le sigo el rastro a esas obras pendientes en su filmografía. Así fue como llegué hasta Dead Reckoning, un arquetipo perfecto de cine negro. Al momento de su rodaje Bogart estaba bajo contrato con los estudios Warner quienes accedieron a prestar los servicios de su estrella para que Columbia Pictures pudiera realizar esta y otras películas.

Siempre Bogart

El capitán Rip Murdock (Humphrey Bogart) y el sargento Johnny Drake (William Prince) abordan un tren camino a Washington para recibir la medalla de honor. En medio del trayecto Johny escapa de manera inexplicable sin dejar rastro. Murdock recibe la aprobación de sus superiores para iniciar una investigación que lo lleva hasta un viejo amor de su compañero y a un misterio de un crimen sin resolver. Las cosas se complican tras el primer encuentro con Dusty (Lizabeth Scott), el viejo amor de Johnny, y su actual amante el Sr. Martinelli (Morris Carnovsky).

El guión de Allen Rivkin es una adaptación de la obra de Oliver H.P. Carrett y Steve Fisher. Su estructura se levanta sobre las bases tradicionales de los filmes detectivescos, definiendo muy bien los tres actos y administrando a la perfección los puntos de giro. Una vez que ese Rip comienza su cacería la película encuentra un ritmo ágil entre la intriga y las clásicas batallas de diálogos de los personajes. Lizabeth Scott ejecuta con su Dusty una femme fatale de la A a la Z. Su belleza cautiva y el lente la engrandece en esos primeros planos con la iluminación resaltando sus ojos. Mientras de su lado Bogart aporta la suavidad de siempre y su memorable porte.

Dead Reckoning
Humphrey Bogart y Lizabeth Scott (Google images)

Romance negro

El intricado guión se apoya por completo en la carga romántica que se gesta entre Rip y Dusty. Si bien el dúo funciona y ejecutan sus roles sin fallas, la historia sucumbe ante el melodrama. Lo mejor lo encontramos cuando el discurso se lleva por las líneas de la investigación y de ese misterio que envuelve al desaparecido Johnny. Ese flashback al inicio del filme nos entra con fuerza a la historia, pero en la mitad del segundo acto el filme se demora en encontrar el camino para la resolución del conflicto.

Dead Reckoning funciona como film noir gracias a la estampa de sus personajes y no por su guión. Siempre será un deleite ver a Bogie frente al lente y aquí Lizabeth Scott también engalana la pantalla. La secuencia está muy bien lograda y permite que la película termine en un tono más bien alto.

7/10

 
0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes

Leave a reply:

Mobile Sliding Menu