Dick Johnson is Dead
Críticas

Dick Johnson is Dead (2020): De Kristen Johnson

A veces es muy tarde cuando aprendemos a vivir. Ahora imaginen lo que nos tomaría aprender a morir. En su forma más pura Dick Johnson is Dead es una cátedra sobre como morir. La directora Kristen Johnson (Camera Person, Deadline) recure al cine como terapia para conciliar con la muerte y en ese proceso allana el camino para que su padre cruce hasta el más allá. Construye su discurso con retazos íntimos de su vida y a medida que va componiendo su discurso comienza a mirar no a lo particular sino a lo global.

La forma aquí es tan importante como el fondo. No por casualidad Johnson se llevó el premio a la innovación en la narrativa para un trabajo de no-ficción en el Festival de Sundance. Cuando se trabaja sobre un tema tan cercano es fácil perder la perspectiva o enamorarse demasiado de la historia y sesgar todo el trabajo comprometiendo la puesta en escena. Es precisamente ahí donde la directora brilla y se deja fluir un discurso fresco que arriesga mucho para ganarlo todo. (more…)

Cuties
Críticas

Cuties (2020): De Maïmouna Doucouré

Entre lágrimas vimos a una Zoe Saldaña pedir perdón de manera pública por haber interpretado a la cantante Nina Simone en el biopic Nina (2016). La razón: su piel no es lo suficientemente oscura, ni su nariz los suficientemente ancha como para hacerle justicia al ícono de la canción. La actriz de padre dominicano y madre puertorriqueña dijo que debió haber peleado porque otra actriz tomara el papel. Incomprensible y absurdo puede parecer, pero es la realidad que nos pesa encima, indignarse es la nueva moda y con ella llega la cultura de la cancelación. Disentir del conglomerado es pecado mortal y cuestionar sus razones es garantía de que te consideren un retrógrada. (more…)

In the Absence
Críticas

IN THE ABSENCE (2018): El Naufragio Del Sewol

El año 2019 marcó el centenario del nacimiento del cine Coreano. Y como si de un guión se tratara dos películas han conseguido proezas históricas. Parasite de Bong Joon Ho se llevó la Palma de Oro en Cannes, para convertirse en el primer filme de esa nación en lograr este mérito. La alfombra francesa fue solo el comienzo de una cadena de victorias que ha ido hilvanando. Otro hito llegó cuando se convirtió en el primer filme Coreano en ser nominado para el Oscar. El festejo llegaría por partida doble con la nominación de In the Absence en la categoría de Mejor Corto Documental.

El cortometraje de Yi Seung-Jun trata sobre la tragedia que sacudió a Corea del Sur en Abril de 2014. Un barco con 304 pasajeros, incluidos más 250 estudiantes de secundaria, se hundió en las aguas del canal Maenggol al sur-oeste de la península de Corea. Seung-Jun ha declarado que esta historia no ha terminado y que aún no se ha hecho justicia y es por eso que les prometió a los familiares de las víctimas que este corto sería visto a nivel internacional para que sus voces sean escuchadas.

EL NAUFRAGIO DEL SEWOL

In the Absence aprovecha al máximo esos 28 minutos de duración. Sin rodeos nos pone en medio de la desesperación de los pasajeros del Sewol. Con fílmicas de archivo el director va reconstruyendo los momentos finales de forma cronológica y se apoya en la edición para insertar mensajes de textos que enviaron los pasajeros a sus ser queridos momentos antes del colapso. La impotencia nos invade cuando presenciamos el deficiente manejo por parte de las autoridades ante el siniestro, el montaje nos pone en el contexto exacto y  podemos entender lo importante de esos minutos que pasaban sin una acción concreta para ayudar a los que se encontraban a bordo.

Seung-Jun utiliza tres ópticas para construir su discurso, los familiares de los sobrevivientes, los sobrevivientes de la tragedia y los rescatistas que estuvieron durante la hora horrenda. Las narraciones se combinan para concebir un drama intenso. Conocer el desenlace hace que la falta de esfuerzos serios por detener la tragedia sea aún más inquietante. La edición administra a la perfección sus recursos y logra insertar de manera precisa el material de archivo más neurálgico, como en las mejores películas de suspenso los sobresaltos nos empujan al borde del asiento.

Aunque fue en 2018 que este corto documental se estrenó por primera vez, ha sido en 2019 que ha comenzado su circuito de festivales y ya tiene en su palmarés el gran premio del jurado del festival de documentales de la AFI (American Film Institute). La valentía para abordar un tema tan sensible y hacerlo de manera impecable hacen de In the Absence un documental que merece ser visto.

8/10

Afiche Dolor y Gloria
Críticas

DOLOR Y GLORIA (2019): No Hay Gloria Sin Dolor

Con Dolor y Gloria Almodóvar expulsa algunos demonios. El director manchego es una marca registrada, una referencia en el mundo del cine. Después de Volver (2006) había estado en un letargo creativo y con la excepción de La Piel que Habito (2011) sus películas parecían redundar y no encontrar la voz que le ha hecho merecedor de todos los honores en la industria del cine. Con su más reciente filme vuelve a escarbar en sus orígenes y se ayuda de la introspección para poner en pantalla un filme cuasi biográfico.

Estamos ante el filme más personal del director español. La perfección y la genialidad que brotaban en el pasado vuelven a asomar. En un tono por momentos biográfico Almodóvar enseña el alma y muestra, disfrazada de ficción, su vida. En su carrera nunca hubo un intervalo mayor a dos años entre una producción y otra, en las décadas de los 80 y los 90 sus películas fluyeron a un ritmo vertiginoso. El muchacho de Calzada de Calatrava fue amo y señor. Dolor y Gloria florece después de pausa de tres años y nos regresa al Almodóvar más puro.

DOLOR Y GLORIA, EN ESE MISMO ORDEN

Salvador Mallo (Antonio Banderas) es un director de cine que reflexiona sobre su pasado. Mallo atraviesa una crisis existencial y un soplo del pasado lo mueve a abrir viejas heridas para sanar su presente. Un encuentro con una vieja amiga, Mercedes (Nora Navas) lo empuja a salir de su encierro para una presentación especial de la que fuera su película más importante. Y así una cosa lleva a la otra, Salvador decide reencontrarse con Alberto (Asier Etxeandia) quien fuera el protagonista de su filme y con el que no habla hace más de treinta años.

El diseño de producción de Antxón Gómez (Todo Sobre Mi Nadre, La Piel que Habito) junto con la dirección de arte de María clara Notari (Relatos Salvajes, Los abrazos Rotos) nos sumergen en el universo visual de Almodóvar. Los colores y los escenarios vuelven a ser protagonistas, el lenguaje se enriquece con la puesta en escena.

Antonio Banderas
Antonio Banderas (Google Images)

DE BANDERAS A CRUZ

Para Antonio Banderas esta es su octava colaboración con Almodóvar, mientras que para Penélope Cruz es su quinta. Ellos se convierten en piezas para armar el rompecabezas que constituye el pasado que el director remueve. Ambos han sido por igual elementos claves en la carrera de Almodóvar.

Banderas se muestra superbo y abraza su papel con una fuerza impresionante. Su interpretación sostiene el filme y por la forma que se narra la película su desempeño era vital. Si miramos a Penélope el director se refugia en ella para esbozar los recuerdos maternos de su infancia.

Uno que trabaja por primera vez con el director en Dolor y Gloria es Asier Etxeandia. El veterano actor vasco nos regala un monólogo potente en la piel de Alberto. Las secuencias de Alberto y el Salvador de Banderas son de lo mejor del filme. Por igual hay un momento entre Salvador y Federico (Leonardo Sbaraglia) que sube la tensión al máximo y nos recuerda la maestría de Almodóvar a la hora de manejar secuencias de diálogos intensos.

EN EL CINE COMO EN LA VIDA

Almodóvar no tiene miedo a desnudarse y aunque ya ha admitido que Dolor y Gloria no es un calco de su vida, lo que muestra se compone de recuerdos entremezclados con dosis de ficción. Es el cine mirando al cine, es realidad y ficción sin líneas claras. La pantalla no es un límite sino una ventana que nos deja entrar a lo más profundo de la mente y el alma de un director que sin el cine se asfixia.

Dolor y Gloria se convierte en un homenaje al cine que sirve a la vez como terapia para un director que recurre a su mejor herramienta para hacer las paces con su pasado.

8/10

imagen de pulp fiction
Fuera de Foco

Sentados en el Trono: Las Mejores Secuencias

De todos los momentos de intimidad la visita al trono es el más secreto. Uno de los actos más humanos pero que siempre escondemos detrás de eufemismos. Ir al baño, enviar un fax, liberar los rehenes, hacer número dos, etc… Incluso para los dominicanos cuando estamos sentados en el inodoro es el único momento en que somos “gente”.

Si bien el momento de expulsar las necesidades no tiene nada de decoroso, el cine ha sabido sacarle buen partido. Desde momentos hilarantes hasta secuencias muy tensas nos han llegado desde el excusado. El propio acto hace que algunas rayen en lo grotesco pero sin dudas cumplen su cometido.

Repasemos algunos de los momentos más memorables del cine que involucran a personajes sentados en el trono. Seguro que se encontraran con muchos SPOILERS en el camino.

Vincent Vega (John Travolta) / Pulp Fiction (1994)

La Clave: Tarantino le devolvió la vida a Travolta con el personaje de Vincent Vega. Lo inmortalizó en sus secuencias junto a Samuel L. Jackson y Uma Thurman. Pero la oscura mente del director tenía algo más reservado para Vega. Justo cuando Vincent sale del baño de dejar sus pudores se encuentra con Butch (Bruce Willis) quien lo fulmina con una ametralladora.

Tywin Lannister (Charles Dance) / Juego de Tronos (2011-2019)

La Clave: Si tu padre es un tirano despiadado que te sentencia a muerte y te culpa por la muerte de tu madre, seguro encontrarás una que otra razón para matarlo. La secuencia entre Tyrion y su padre Tywin es uno de los puntos más altos de la reconocida serie de HBO. Los diálogos son maravillosos y el resultado final es impactante. Es una serie de televisión pero esta tenía que estar.

https://www.youtube.com/watch?v=yMoNv6yOSCQ

Roger Murtaugh (Danny Glover) / Arma Mortal 2 (1989)

La Clave: Richard Donner le regaló al mundo una de las parejas más emblemáticas de la historia del cine. Por secuencias como la de la bomba en el inodoro fue que Danny Glover y Mel Gibson se inmortalizaron como Murtaugh y Riggs.

Pyle (Vincent D’Onofrio) / La Chaqueta Metálica (1987)

La Clave: Stanley Kubrick abordando la guerra de Vietnam. ¿Necesitan más? Pues podemos repasar la secuencia donde el soldado Pyle pierde la chaveta y se lleva su rifle de paseo al inodoro, lo que pasa después solo se puede explicar con imágenes.

https://www.youtube.com/watch?v=6hkNuykz2RE&t=1s

Donald Gennaro (Martin Ferrero) / Jurassic Park (1993)

La Clave: Spielberg, un tiranosaurio rex y un hombre indefenso que se refugia en un baño.

Renton (Ewan McGregor) / Trainspotting (1996)

La Clave: El peor baño en Escocia. Grotesca, indigerible, inolvidable.

Demon (Miguel Nuñez) / Viernes 13 Parte V (1985)

La Clave: Jason asesinando a un joven asustado atrapado en un baño. No se necesita más.

Jamal (Ayush Mahesh Khedekar) / Slumdog Millionaire (2008)

La Clave: si Danny Boyle consiguió el peor baño en Escocia, no iba a tener ningún problema para encontrar la peor letrina en la India. La escena en que Jamal hace lo impensable por un autógrafo de su ídolo Amitabh Bachchan es a la vez hilarante y repugnante.

Megan (Melissa McCarthy) / Damas en Guerra (2011)

La Clave: Esta comedia de Paul Feig tiene muchos puntos positivos. Una de las mejores secuencias nos llega cuando un grupo de amigas se prueban sus vestidos para una boda. Luego de indigestarse todas tienen que correr al baño del local, Megan llega tarde y no tiene otra opción que aliviar sus esfínteres sobre un lavamanos.

Harry (Jeff Daniels) / Dos Tontos Muy Tontos (1994)

La Clave: Harry tiene un cita con una chica a quien su amigo Larry también pretende. Desesperado Larry decide sabotear la cita de Harry poniendo un poderoso laxante en su bebida. Cuando el laxante hace efecto las cosas se complican seriamente para Harry.

https://www.youtube.com/watch?v=NwcVJMvVWDA