stuber
Críticas

STUBER (2019): Una Pareja Dispareja

Hay fórmulas que se repiten una y otra vez. En el caso de Stuber la ecuación es la pareja dispareja.  El cine nos las trae en todas las formas y colores. Desde los días de Laurel y Hardy, pasando por Riggs y Murtaugh y los Tango & Cash, o los más modernos Mike Lowery y Marcus Burnett, hemos tenido siempre películas donde los dúos desiguales trabajan a la perfección.

La comedia de acción de Michael Dowse (Goon) se apoya en este esquema para traernos a Vic Manning (Dave Bautista) y a Stu (Kumail Nanjiani). El primero un policía rudo que después de una misión fallida queda obsesionado con un poderoso narcotraficante. El segundo un empleado de una tienda de artículos deportivos que hace las veces de UBER en su tiempo libre. Pues así se dan las cosas en esta Stuber para que Vic y Stu terminen juntos combatiendo el crimen por las calles de Los Ángeles.

Los Opuestos se Atraen

Desde el punto de vista narrativo presentar dos sujetos opuestos ofrece muchas ventajas. En la comedia más, si se le saca punta a los contrastes para generar situaciones cómicas desde las acciones y los diálogos. Stuber logra muy bien enganchar a la audiencia primero recurriendo al uso de los gags y luego con algunos chistes insertados de manera precisa en medio de la acción. El camino seguro es el que decide recorrer el director Dowse de la mano del guionista debutante Tripper Clancy. Poco ofrece el filme que podamos destacar como refrescante, de la A hasta la Z la historia ya la hemos visto un millón de veces.

Lo que sí resulta atractivo es la buena química que logran Dave Bautista y Kumail Nanjiani. La hora y treinta fluye y las situaciones que siempre rayan en lo ridículo siempre encuentran las risas que persiguen. Bautista, al igual que los hizo Dwayne Johnson, está logrando la transición desde el cuadrilátero hasta la gran pantalla. En poco tiempo ya ha logrado ser un “Guardián de  la Galaxia” y un villano Bond. Por su lado Kumail Nanjiani busca migrar de la televisión al cine, su participación en segmentos de Saturday Night Live y en series como “The Big Sick” o “Silicon Valley” le preceden y hablan muy bien de su capacidad para desdoblarse.

Stuber
Kumail Nanjiani y Dave Bautista

De Policías y Malhechores

Stuber nos pone ante la clásica historia de policías y malhechores. Los buenos son muy buenos, tienen una familia muy buena y solo quieren salvar al mundo. Los malos son muy malos y solo quieren destruir el mundo. Por ahí pueden agregar el famoso giro cerca del final para agregar intensidad a la historia. No hay nada que nos haga pensar más allá de las acciones y situaciones alocadas en pantalla.

Seguro que este lo vamos a olvidar con el tiempo, pero por un rato pudimos de verdad reír a carcajadas entre una secuencia y otra.

6/10

https://www.youtube.com/watch?v=s8PEylhZMTM

 

Críticas

Crítica a “Salmon Fishing in the Yemen” (2011)

Lasse Hallstrom se ha caracterizado por ser un director con cierta fascinación por los temas románticos y las historias con lineas conmovedoras que con frecuencia apelan a mover las fibras más sensibles de los corazones, claro que al caminar por esos senderos con frecuencia nos deja con películas que nos resultan más melosa de la cuenta.

Fiel a su estilo Hallstrom nos trae una historia de amor que se desarrolla sobre una premisa interesante en su concepción y hasta intrigante por el enfoque del tema. Con un guión de Simon Beaufoy a quien conocemos por películas como “127 Horas” y “Slumgdog Millionaire”, el mismo surge a partir de una novela de Paul Torday.

(more…)

Críticas

Love Actually (2003).

Por Rubén Peralta Rigaud

Desde el invierno del 2003, para los amantes del cine, las navidades tienen una parada obligatoria en videoclubes o televisión por cable: esta parada es “Love Actually. Richard Curtis, director de cine, pasa de ser un exitoso guionista de historias, básicamente comedias con un humor muy británico, dirige su ópera prima con gran ingenio.

Love Actually tiene varias virtudes. Una de ellas es que “la” historia de amor, propia de toda comedia romántica, aquí no es una sino varias: las historias se diversifican, se suman, se entrelazan, se extienden sobre toda clase de parejas y tipos de relación. A la manera de “Short Cuts (Ciudad de Angeles) de Robert Altman –aunque con más liviandad y menos tragedia–, en la que las situaciones se iban sucediendo unas a otras conectadas por alguno de los personajes, en este film los desencuentros, los conflictos y el amor también alcanzan  un abanico de criaturas. Un padre viudo y su hijo, una pareja estable y madura, una de recién casados, un escritor engañado, dos compañeros de oficina, un músico y su manager y hasta un primer ministro son parte de la trama. Si de diferentes clases de amor se trata, en “Love Actually los hay inocentes, inconfesables, en diferentes idiomas y razas, prohibidos, sexuales, posibles e inalcanzables.

No sólo es ingeniosa la forma en que se van conectando las historias, sino que además es divertido para el espectador ir hilvanando unos personajes con otros e ir descubriendo cómo cada uno se relaciona con cada cual. En el film, como en la vida, parece que “el mundo es un pañuelo” y resulta que el primer ministro tiene una hermana que es amiga de y está casada con…, que a su vez está enamorado de…, que trabaja con…, y así sucesivamente. Las vueltas de tuerca son innumerables, pero no es difícil seguir las historias ni asimilar sus desenlaces porque los conflictos son sencillos (y a veces, hasta un poco obvios y previsibles). La gracia está, justamente, en el cómo se cuentan.

A tono con los anteriores guiones de Curtis, los diálogos son fundamentales a la hora de aportar ritmo, humor, ironía o romance. También lo es el reparto de actores, muchos y muy buenos, entre los que destacan Colin Firth, Alan Rickman y Laura Linney. Bill Nighy despierta las mayores carcajadas mientras se luce como un avejentado e insolente rockero que está a punto de llegar al puesto número uno del ranking con un hit navideño que detesta.

Y un detalle: la película transcurre durante las semanas previas a la Navidad. Esto funciona como disparador de algunos hechos que se desarrollan en el film. Hacia el final, los sucesos se aceleran, la Nochebuena se acerca y se precipitan los encuentros, las declaraciones de amor y los festejos, durante los cuales las cosas pueden cambiar para los protagonistas. Lo que nunca cambia es el mensaje final de las películas navideñas (siempre se estrena alguna para estas fechas), que podríamos traducir en estos términos: ¡a correr, a enamorarse, que se acaba el año!

En resumen, un filme lleno de buenos sentimientos y buenas vibraciones. Recomendada para aquellos que tienen una pareja impresentable, que sepan que siempre se está a tiempo de rectificar. Para los que tengan una pareja maravillosa, que la cuiden. Y para los que estén sin pareja, que no pierdan la esperanza, porque el amor de tu vida siempre puede aparecer a la vuelta de la esquina.

Ficha Técnica:

  • Dirección y guión: Richard Curtis
  • País: Reino Unido
  • Año: 2003
  • Duración: 129 min
  • Interpretación: Alan Rickman (Harry), Bill Nighy (Billy), Colin Firth (Jamie), Emma Thompson (Karen), Hugh Grant (Primer Ministro), Laura Linney (Sarah), Liam Neeson (Daniel), Martine McCutcheon (Natalie), Keira Knightley (Juliet), Rowan Atkinson (Rufus), Andrew Lincoln (Mark), Billy Bob Thornton (Presidente)
  • Música:Craig Armstrong
  • Fotografía: Michael Coulter
  • Montaje: Nick Moore
  • Diseño de producción: Jim Clay
  • Vestuario: Joanna Johnston

—-

Escrito por Rubén Peralta Rigaud para la Revista CINEASTA.

Críticas

Crazy, Stupid, Love (2011).

Por Hugo Pagán Soto.

De los montones de comedias románticas que todos los años inundan las salas de cine (especialmente de la industria Hollywood) siempre aparecen dos o tres que nos sorprenden, pues claro como estamos cansados de la misma cursilería siempre nos preparamos para lo peor. Para suerte nuestra esta “Crazy, Stupid, Love” nos dejó una buena sensación y podemos decir que nos ha gustado.

La historia del filme puede parecer a simple vista simple y hasta repetitiva, el padre de familia que se encuentra en medio de una crisis matrimonial, su esposa ya no lo valora como antes y le solicita el divorcio. A partir de aquí el hombre tendrá que superar el trauma del rompimiento y tratar de re-hacer su vida al mismo tiempo que desea conservar la relación con sus hijos. Una noche que se encuentra embriagándose en un bar  conoce a un misterioso joven que le promete ayudarlo a organizar su vida sentimental y hacerlo re-descubrir su “hombría perdida” y desde este punto que las cosas se ponen realmente interesantes.

Uno de los principales puntos del filme es como logra combinar el drama y la comedia y para esto se vale de un elenco donde cada uno de los actores juega su papel de una manera convincente. Tenemos a un Steve Carell como Cal Weaver el patético padre de familia que ha perdido el norte de su vida en una interpretación con mucha calidad, vemos a un Ryan Gosling dando vida a Jacob Palmer un gurú con las damas una especie de “Don Juan” moderno. Debemos agregar también a Julianne Moore, Jonah Bobo, Emma Stone y Marisa Tomei que de manera perfecta desarrollan su parte y le dan credibilidad y fuerza a la historia.

Los directores Glenn Ficarra y John Requa comprten créditos y hacen un buen trabajo plasmando el guión de Dan Fogelman. Cuando vemos la historia por momentos nos recuerda aquella “Hitch” que protagonizara Will Smith y nos parece como si fuera una copia con ciertas variaciones, pero para sorpresa nuestra la presente tiene su propio estilo y el trasfondo de la historia tiene un argumento mas serio y encierra un mensaje más profundo.

Con el balance adecuado entre humor y drama “Crazy, Stupid, Love” nos monta en una montaña rusa de emociones que tiene sus momentos de brillantez y que en muchas ocasiones nos sorprende con los giros inesperados de la historia. Aunque la historia no escapa del “cliché” esto no le resta y a pesar de esto se mantiene y termina por ser un filme sólido.

Calificación: 6.8/10.

Ficha Técnica:

  • Dirección: Glenn Ficarra, John Requa.
  • Guión: Dan Fogelman.
  • Reparto: Steve Carall, Ryan Gosling, Julianne Moore, Emma Stone.
  • Género: Comedia, Drama.
  • País: USA.
  • Duración: 118 min.

—-

HPS

 

Críticas

Bridesmaid (2011).

Para ser honesto no esperaba mucho de esta película al ver los avances y ver los afiches esperaba encontrarme con una simple comedia romántica o uno de los denominados “chick flicks” que en estos tiempos son tan comunes, pero para nuestra buena fortuna el resultado fue totalmente diferente. Desde la misma secuencia inicial nos percatamos de que esta no sería una comedia convencional en su estilo.

Damas de Guerra fue el título con el cual se estreno en nuestro país, el filme cuenta la historia de Annie (Kristen Wiig) y Lillian (Maya Rudolph) dos amigas inseparables desde la infancia, ambas han tenido problemas para mantener relaciones amorosas estables, cuando un buen día el novio de Lillian le propone matrimonio la noticia lejos de alegrar a su mejor amiga Annie le cae como un cubo de agua fría. Por su relación tan estrecha Lillian le pide a Annie que sea su “dama de honor” para la boda, esto implica que Annie tendrá que encargarse de todos los pormenores previos a la boda. Pero no todo será color de rosa para estas dos amigas pues en el medio de las dos se interpondrá Helen (Rose Byrne) quien conoce a Lillian y hará todo lo posible convertirse en su nueva mejor amiga. Todo esto genera una guerra entre Annie y Helen con consecuencias funestas para todos, que darán paso a las mas alocadas situaciones.

Con solo ver a los personajes principales sabemos que nos enfrentamos a algo diferente, aquí no tenemos a la típica chica de cara bonita y sus amigas, por el contrario tenemos actrices naturales que hasta se salen de los “standares” de la belleza de Hollywood, pero en cambio nos ofrecen personajes creíbles y graciosos hasta el extremo. El filme se las ingenia para colocar a este grupo de chicas en las situaciones mas inusuales que podamos imaginar, que por su puesto generan carcajadas hasta el punto de dejarnos sin aliento.

El filme posee una fuerte carga de chistes visuales y de lineas bien elaboradas que de principio a fin nos hicieron reír hasta el cansancio, gracias al balance que posee el guión también tuvimos ratos para respirar un poco y prepararnos para la siguiente escena. Y es que el humor funciona pues no es forzado si no que se da de manera natural, como por ejemplo: en una secuencia las damas y la novia deciden que van a viajar a Las Vegas a celebrar la “despedida de soltera” pero hay un problema, una de ellas tiene fobia a volar, y para colmo termina sentándose al lado de una extraña que se pone histérica en los vuelos, todo esto se conjuga para dar como resultado un secuencia que nos despoja de risas al por mayor.

Lo interesante de la película es que dentro de toda esa maraña de risas y situaciones alocadas podemos encontrar un mensaje que se nos entrega no envuelto en papel de regalo  sino en una caja de sorpresas.

Kristen Wiig está fenomenal como Annie y además es co-guionista del filme, Rose Byrne hace la contra-parte perfecta como su rival Helen y Melissa McCarthy ofrece un papel genial como Megan.

Paul Feig quien con a penas su segundo largometraje hace un buen trabajo detrás de cámara manteniendo el pulso de la película y entregando un trabajo bien terminado y que durante dos horas no nos deja respirar sino para volvernos a matar de la risa. Con un humor para adultos que a veces raya el límite de lo grosero pero sin molestar y con una formula efectiva garantiza la satisfacción.

Al ver este filme nos recuerda películas como: Hangover (La primera), Superbad y Knocked Up, con los cuales por su forma y tipo de humor guarda un ligero parecido y que les aseguramos que si disfrutaron de las antes mencionadas la presente no los defraudará.

Calificación: 7/10.

Ficha Técnica:

  • Título original: Bridesmaid.
  • Dirección: Paul Feig.
  • Guión: Kristen Wiig, Annie Mumolo.
  • Reparto: Kristen Wiig, Maya Rudolph, Rose Byrne.
  • Género: Comedia.
  • País: USA.
  • Duración: 125 min.
—-
HPS