Dick Johnson is Dead
Críticas

Dick Johnson is Dead (2020): De Kristen Johnson

A veces es muy tarde cuando aprendemos a vivir. Ahora imaginen lo que nos tomaría aprender a morir. En su forma más pura Dick Johnson is Dead es una cátedra sobre como morir. La directora Kristen Johnson (Camera Person, Deadline) recure al cine como terapia para conciliar con la muerte y en ese proceso allana el camino para que su padre cruce hasta el más allá. Construye su discurso con retazos íntimos de su vida y a medida que va componiendo su discurso comienza a mirar no a lo particular sino a lo global.

La forma aquí es tan importante como el fondo. No por casualidad Johnson se llevó el premio a la innovación en la narrativa para un trabajo de no-ficción en el Festival de Sundance. Cuando se trabaja sobre un tema tan cercano es fácil perder la perspectiva o enamorarse demasiado de la historia y sesgar todo el trabajo comprometiendo la puesta en escena. Es precisamente ahí donde la directora brilla y se deja fluir un discurso fresco que arriesga mucho para ganarlo todo. (more…)

CANE FIRE
Críticas

CANE FIRE (2020): De Anthony Banua-Simon

Desde una búsqueda personal nace Cane Fire. El director Anthony Banua-Simon examina el pasado de su familia y en ese viaje descubre la historia de la isla hawaiana de Kauai. La isla guarda lazos muy estrechos con el cine de Hollywwod. Por allí desfilaron grandes luminarias y sus playas fueron el escenario de mega producciones. Pero Kauai escribió su propia historia fuera de los reflectores. La industria azucarera representó por mucho tiempo la mayor fuente de ingresos, pero esta estructura se construyó en base a monopolios y explotación de la fuerza laboral.

En un año marcado por las suspensiones debido a la pandemia, los festivales de cine se han reinventado. El prestigioso festival HotDocs, que es el más importante festival de documentales de América del norte, también tuvo su versión online. Más de 140 trabajos de todas partes del mundo tuvieron su premier mundial de manera virtual en la edición 2020. Dentro de este marco el documental de Banua-Simon Cane Fire (2020) se presentó al mundo. (more…)

The Last Dance
Críticas

EL ÚLTIMO BAILE (2020): Su Majestad Michael Jordan

Tonos épicos no faltan. Los deportes tienen esa capacidad para elevar el espíritu. La serie documental El Último Baile encuentra, en una de las figuras deportivas más importantes de la historia, el camino para hacernos recorrer un viaje de proporciones heroicas. Un equipo de filmación acompañó a los Bulls de Chicago durante la temporada 97-98, en lo que sería la última corrida de Michael Jordan con el equipo. Los 10 capítulos que componen este documental de ESPN y Netflix son puro oro. El valor cultural y su importancia histórica-deportiva le confieren a la obra un carácter de inmortalidad para trascender en el tiempo.

Jason Hehir es el capataz que dirige a la tropa y condensa años de historia y miles de horas de filmación de manera brillante. Hehir conoce muy bien el terreno del biopic deportivo. Para ESPN ha dirigido múltiples documentales incluidos varios de los populares documentales 30 for 30. La apuesta por ponerlo a la cabeza de un proyecto tan ambicioso pagó buenos dividendos. La realización de El Último Baile es impecable y la coordinación técnica entre departamentos es perfecta. A nivel de edición y musicalización el estándar es cinematográfico. (more…)

499
Críticas

499 (2020): Festival TRIBECA 2020

En 1492, los nativos descubrieron que eran indios, descubrieron que vivían América, descubrieron que estaban desnudos, descubrieron que existía el pecado, descubrieron que debían obediencia a un rey y a una reina de otro mundo y a un dios de otro cielo, y que ese dios había inventado la culpa y lo vestido, y había mandado que fuera quemado vivo quien adorara al sol y a la luna y a la tierra y a la lluvia que moja. (Eduardo Galeano, Las Venas Abiertas de América Latina)

(more…)

one child nation
Críticas

ONE CHILD NATION (2019): China y la política de un sólo hijo

La política de control de natalidad implementada por China en los años 70 marcó su destino. Tiene que ser uno de los experimentos sociales más atrevidos en la historia de la humanidad. El documental One Child Nation aborda, desde el punto de vista de una víctima, la norma fijada por el gobierno chino en los 70 y que estuvo vigente hasta 2016, que limitaba a las parejas a tener un solo hijo. El filme de Nanfu Wang y Jialing Zhang comienza como una búsqueda personal y se adentra inevitablemente en la realidad de millones de personas. Lo que parecía ser la panacea para todos los problemas se ha convertido en el yugo que amenaza a una nación.

El lenguaje es simple y directo, la cámara marca el paso y las historias se encargan de engrandecer el discurso que van cosiendo los realizadores. En ocasiones hace falta una mirada privada para poner en perspectiva un problema general. Aquí lo que se ventila son repercusiones emocionales que cuando nacieron nos estaban vestidas de maldad, el proceder era sistemático y se instaló en la cabeza de todos con una precisión quirúrgica.

REBUSCANDO EL PASADO

En el momento en que Nanfu nos enseña un fragmento de su pasado y revela su motivo para embarcarse en el viaje que representa One Child Nation, la empatía es instantánea. Como siempre esas visitas al pasado en ocasiones traen más que nostalgia. No pasa mucho tiempo cuando esas viejas heridas comienzan a sangrar y duelen como si se acabaran de infligir. Es un buen punto de referencia el que establecen los directores pues el espectador puede ir a la fuente, a los que sufrieron en carne viva un programa que cambió el mundo de millones de personas.

one clid nation
Nanfu Wang (Google Images)

Como en un escenario orwelliano vemos los resultados de la propaganda. Todo el engranaje funcionando con la precisión de un reloj suizo y el objetivo siendo adoctrinado para responder a las órdenes de su patrón. Mientras más de cerca miramos la realidad más difícil resulta de digerir. Igual de impresionante es escuchar a los ejecutores sin un ápice de remordimiento por sus acciones, solo una excepción nos encontramos, el contraste dentro del sin sentido. Una mujer procura con afán redimir su pasado y lo hace impulsando vida.

Es lógico pensar que las víctimas de este macabro experimento son las vidas que se cercenaron antes de tener la primera bocanada de aire o las que perecieron como daños colaterales del propio programa. Pero el daño se extiende como un cáncer que abarca todo, las réplicas se prolongan por generaciones. Cuando Nanfu confronta a su familia esto se hace evidente y es el momento donde el documental alcanza su clímax.

One Child Nation es un documental revelador, inquietante y perturbador. Por instantes desalentador pero con destellos de luz y esperanza que nos invitan a prevalecer.

8/10