Cine Clásico

Le Cercle Rouge (1970)

POR: HUGO PAGÁN SOTO
Al director Francés Jean-Pierre Melville lo conocí por su filme de 1967 “Le Samourai” y si de primera impresiones hablamos aquella fue de lo más placentera, con un estilo impecable y una puesta en escena maravillosa Melville se la luce y nos regala una película del género criminal con un sello muy particular. Lamentablemente de toda su filmo-grafía, la cual incluye 14 títulos, solo he podido poner mis manos sobre la ya mencionada y ahora sobre el filme que nos atañe “Le Cercle Rouge” con el cual he quedado igual de satisfecho y quizás hasta un poco más.

En “El Círculo Rojo” tenemos la historia de dos criminales que por una jugada del destino terminan trabajando juntos para dar el “gran golpe”. Corey (Alain Delon) es un criminal de alto rango que se dedica a trabajos exclusivos, Vogel (Gian Maria Volonté) hace trabajos más sucios. Gracias a una información obtenida por Corey en prisión ambos se embarcan en un robo millonario a una joyería de primera categoría, para llevar a cabo el robo necesitaran de la ayuda de Jansen (Yves Montand) un experto en seguridad que les proveerá el acceso a la bien resguardada joyería. Pero los delincuentes no están solos, tras su pista se encuentra el astuto comisario Mattei (André Bouvril) que ha ingeniado un inteligente plan para tenderle una trampa a los ladrones.

Con guión del propio Melville este excelente filme nos presenta una historia sólida e impecable y de manera pausada nos ofrece uno de los filmes sobre robos más inteligentes que hayamos visto. El director hace que todo el filme gire en torno al “gran robo” plasmando de manera magistral el antes, durante y después del mismo pero siempre manteniendo los niveles de tensión elevados al máximo. Durante 2 horas y 30 minutos Melville hace gala de todo su talento prestando especial atención a los detalles y a la dirección artística.

La mejor muestra de la impecable dirección que posee “El Círculo Rojo” llega junto al clímax del filme con la esperada secuencia del robo a la joyería (la misma tiene una duración aproximada de unos 30 minutos) la cual es un alarde en todo el sentido de la palabra del manejo de las técnicas cinematográficas. Sin intención de revelar ningún detalle solo puedo decir que los factores que hacen que esta secuencia sea grandiosa son diversos, primero el manejo del suspenso es de primera, los planos son perfectos y la realización es genial. Los delincuentes tienen que violar la seguridad de una joyería que posee los mas avanzados equipos de vigilancia y de alerta (nótese que hablamos de 1970), con cada paso que ejecutan los criminales no podemos dejar de pensar en la infinidad de filmes modernos que han copiado de esta famosa secuencia para deslumbrar a públicos mas jóvenes.

La película cuenta con un elenco de primera encabezado por un magnífico Alain Delon acompañado en sus fechoría por un muy apropiado Gian Maria Volonté, como su contra-parte tenemos a un espléndido André Bouvril que se encarga de descargar todo el peso de la ley. Claro no podemos dejar de mencionar a Yves Montand cuya presencia en escena vale mas que mil palabras.

Como dato curioso para cerrar, le podemos decir que la secuencia del robo tiene una duración aproximada de 30 minutos en los cuales no se dice una sola palabra.

9/10

Ficha Técnica:

  • Dirección: Jean-Pierre Melville.
  • Guión: Jean-Pierre Melville.
  • Reparto: Alain Delon, Gian Maria Volonté, André Bouvril, Yves Montand.
  • Género: Crimen.
  • País: Francia.
  • Duración: 140 min.

—-

HPS