wlater mercado
Críticas

Mucho Mucho Amor (2020): La Leyenda de Walter Mercado

La televisión tiene la capacidad de crear figuras de la nada. Walter Mercado fue una de esas estampas. Nació entre las pujas por ratings y horarios prime. Cristina Costantini y Kareem Tabsch hacen un recuento breve pero preciso por la vida y obra del afamado astrólogo que, por años marcó generaciones en el mundo entero. Revisar íconos es siempre una tarea incómoda y los nervios sensibles que se pueden tocar son muchos. La dupla de directores propone un documental honesto y que evita los senderos del halago vacío. (more…)

Críticas

EXTRACTION (2020): De Sam Hargrave

Fue de la mano de las películas de acción que llegué al cine. No podría repasar todos los títulos que, principalmente junto a mi padre, disfruté en la sala de mí casa. Ver a esos héroes de celuloide salvar el día era casi un ritual sagrado. Si tuviéramos una lista para verificar requisitos de los filmes de este género, sin dudas, Extraction los cumpliría todos. La nueva producción de Netflix protagonizada por Chris Hemsworth (Thor, The Cabin in the Woods, Rush) se ajusta a la perfección al modelo hollywoodense de cine de acción. Con una producción de alta factura, no hay nada que envidiar a las mega producciones que se gestan en los estudios tradicionales.

Ya nos hemos acostumbrado a ver grandes nombres en estos filmes que se conciben directo para los canales digitales. Poner a una estrella del calibre de Hemsworth puede ser el equivalente a un determinado número de taquillas en las salas tradicionales. En el universo digital su presencia en el afiche garantiza visionados, que para los fines es lo mismo. No es secreto para nadie que son estos blockbusters los que mantienen la rueda girando. El cine de evasión tiene un nicho bastante grande y los fieles serán siempre el objetivo de los esfuerzos de mercadeo de cada una de estas producciones.

Misión imposible

Tyler Rake (Chris Hemsworth) es un exmilitar de las fuerzas especiales que se gana la vida como mercenario. La clásica introducción del personaje lo dibuja rudo al extremo y con acento de perturbación por un trauma del pasado. Antes de esto ya hemos visto como un indefenso niño es secuestrado en la India. Eso mismo que están pensando es lo que sucede. Hasta Tyler llega Nik (Golshifteh Farahani) y le ofrece la misión de rescate dejando bien claro lo difícil de esta encomienda. Pues así nuestro atormentado héroe la emprende, sin nada que perder. Los borrosos destellos del pasado buscan darle profundidad al personaje de Tyler y crear el vínculo afectivo con la audiencia. Mientras lo vemos partiendo cabezas a dos manos y disparando con una habilidad pasmosa pensamos en ese pasado que late y que no lo suelta.

Extrcation
Chris Hemsworth y Randeep Hooda (google images)

El debutante Sam Hargrave se sienta en la silla del director con una amplia experiencia como coordinador de dobles de riesgo. La historia que desarrolla viene de la mente Joe Russo (Avengers: Endgame) y ahí todo hace sentido. Hargrave trabajó en las películas de Marvel junto a los Russo coordinando los stunts y Hemsworth, pues ya saben que es el mismísimo dios del trueno. Con la combinación de este trío nace una película de acción que no decepciona en su realización, pero con un guión frágil. La edición y la cinematografía resaltan y nos regalan lo mejor en un disimulado plano secuencia por las calles de la India. Las secuencias de pelea resultan otro punto a favor, la precisa coordinación de los enfrentamientos cuerpo a cuerpo proporcionan la dosis justa de adrenalina. Extraction encuentra su mejor ritmo cuando el acelerador se pisa a fondo, cuando la acción marca la cadencia y no cuando pretende vendernos el drama que subyace en la vida de Tyler y el pobre niño que no tiene la culpa de nada.

Durante su primera media hora Extraction coquetea con hacernos respirar aire fresco y hasta nos envuelve en su frenético ritmo. En esas bien concebidas secuencias de acción el filme muestra creatividad y se las ingenia para encontrar la forma de robar algunos suspiros. Pero en su segundo acto resbala tratando de crear lazos afectivos entre los personajes con una subtrama que resta dinamismo y ralentiza la estructura que, cuando se acerca al final, ya se nota agotada.

6/10

Críticas

LA ORIGINALS (2020): La historia de Estevan y Cartoon

En estos días el cine y las series de TV se han convertido en el medio de escape predilecto. Las plataformas de streaming han cobrado una nueva dimensión social. Si habían ganado mucho terreno entre los consumidores en los últimos años, la llegada del COVID-19 les ha convertido en una especie de oligopolio. En esa infinita galaxia virtual Netflix es uno de los planetas más visitados y con uno de los ecosistemas más diversos. El documental LA Originals es otra criatura más que imaginamos sólo podía prosperar en este nuevo universo digital.

La variedad de contenido es quizás la mejor carta que se puede jugar Netflix. En esta ocasión nos sumerge en un documental que explora la cultura callejera y el mundo del hip-hop en Los Ángeles, California. Como punto de partida tenemos al reconocido fotógrafo Estevan Oriol y al artista gráfico Mister Cartoon. Oriol además de ser el sujeto que la historia mira en primera persona, es también el director. Ellos pasaron del anonimato al centro del escenario, primero en la escena artística angelina y luego a nivel mundial.

LA ORIGINALS

Tanto Estevan Oriol como Mister Cartoon (Mark Machado) nacieron y crecieron en las calles de Los Ángeles y su herencia es mexicana. Hasta 1992 ambos caminaron senderos similares, pero en solitario, fue su cultura la que un día los hizo coincidir y desde ese momento se formó una simbiosis única. Con su cámara Estevan fue forjando un nombre en el mundo del espectáculo, principalmente entre los grupos de hip-hop. Sin saberlo sus imágenes se convertirían en piezas claves de la historia contemporánea. Al mismo tiempo Cartoon fue plasmando su arte en carátulas de discos, autos y de manera más definitiva en la piel de los artistas mediante sus tatuajes.

LA Originals hace un buen trabajo poniendo al espectador en el contexto histórico para poder el ascenso de estas dos figuras. El factor social y cultural fue determinante y su entrada en escena coincidió a la perfección con los nuevos movimientos musicales y culturales que se gestaron a principios de los 90. Cypres Hill, House of Pain, Blink 182 y Eminem son sólo algunos de los nombres que hicieron que Estevan y Cartoon pasaran a ser figuras preponderantes en el mundo artístico. Las entrevistas y el valioso material de archivo hacen más que repasar la carrera de estas dos leyendas. En ese camino también vamos reconstruyendo la historia reciente. Fue Estevan que estableció los cimientos para que este documental se gestara, desde sus días como portero en los conciertos hasta sus andanzas como mánager de las giras de estos artistas, todo le dio un acceso único y la oportunidad de inmortalizar muchos momentos con su cámara.

LA Originals
Mister Cartoon y Estevan Oriol (Google Images)

ENTRE NEGATIVOS Y TINTA

Es imposible desligar LA Originals de la cultura chicana, los lowriders, las pandillas y las drogas. El brillo de nuestros protagonistas se contrasta con el ambiente oscuro en el que les tocó desenvolverse. La edición fluye al ritmo del hip-hop y de el pintoresco ambiente angelino. Por un lado, tenemos en primera fila a Kobe Bryant, Justin Timberlake, Beyoncé y del otro a los vagabundos y drogadictos que se paseaban por el frente de los estudios de Estevan y Cartoon y que de alguna manera se convirtieron en parte de la familia.

Entre negativos y tinta LA Originals se mueve con facilidad y encuentra su ritmo para contar una historia que nos lleva desde las calles de Los Ángeles hasta los escenarios más exclusivos alrededor del mundo.

7/10

https://www.youtube.com/watch?v=t1D42K1y2-U

TIGER KING
Críticas

TIGER KING (2020): El mundo de Joe Exotic

Los tigres son una especie en extinción. Los expertos estiman que en la actualidad no hay más de 3,200 viviendo en su hábitat natural. Mientras sólo en los Estados Unidos hay más de 5,000 en cautiverio. Envuelta en una insólita historia, Tiger King es una serie documental que en su núcleo es un grito de alerta de la crítica situación de los animales salvajes que son mantenidos en cautiverio. Otra historia llevó al cineasta Eric Goode a pasar cinco años de su vida persiguiendo los pasos de Joe Exotic y una larga serie de excéntricos personajes que habitan el mundo de esta nueva serie de Netflix.

La vida vuelve a presumir de su capacidad para sorprendernos. La lista es extensa y podemos seguir sumando trabajos documentales que nos muestran inusitadas historias que ponen nuestro mundo de cabeza. Recuerdo en 2012 cuando vi el documental El Impostor de Bart Layton que subraya la frase: “Toda mentira tiene dos lados.”. El trabajo de Layton va sobre un niño desaparecido y la odisea que pasa su familia. Hago este breve viaje al pasado sólo porque aquella historia es una de las más increíbles que jamás van a escuchar y esta Tiger King se mueve por los mismos senderos.

REY TIGRE

Joseph Allen Maldonado-Passage, mejor conocido como Joe Exotic, era el propietario del zoológico G.W. Parque de Animales Exóticos en Oklahoma, Estados Unidos. En 2016 se postuló como presidente y en 2018 como gobernador por el estado de Oklahoma. Su historia es el hilo conductor que nos lleva a conectar con otras figuras igual de excéntricas y todas unidas por una desmedida pasión por los animales exóticos, principalmente los tigres. Ni el mejor de los guionistas podría haber concebido un personaje como Joe Exotic, su vida bordea lo surreal y sus acciones son una consecución de eventos sin lógica alguna.

Eso Joe parece un imán para atraer individuos que parecen propios de una historia de fantasía. El pasado oscuro parece ser un factor común para todos los que cruzan su camino con nuestro protagonista. Desde la singular Carole Baskin, sobre la que pesa un misterio por la desaparición de su esposo, hasta el extravagante Bhagavan “Doc” Antle con su paradisíaco Myrtle Beach Safari en Carolina de Sur. Con la primera se crea la perfecta relación de antagonismo, mientras que con Doc Antle la asociación se da como la de los colegas que trabajan en el mismo oficio. Gran parte de la vida de Joe discurre entre los constantes enfrentamientos con Baskin debido a que esta se presenta como una conservacionista y protectora de los animales aún cuando su accionar presenta algunas incongruencias.

Joe exotic
Joe Exotic (Google images)

LOS SECRETOS

Lo que mejor maneja Tiger King es la edición y la forma en como se administra la información en esos siete capítulos. Podría decirse que se estira un poco, pero de igual forma la realización logra armar una historia que igual genera risas, como nos encierra en momentos de suspenso absoluto. La forma como un personaje nos va llevando hasta otro y se construye una cadena que pace interminable es otro recurso que se emplea de manera adecuada. Las entrevistas van quitando las capas para mostrarnos no solo la personalidad que se proyecta al mundo sino también los secretos más íntimos y es ahí donde los sujetos cobran relevancia.

Al igual que series como No te metas con los gatos y El asesino oculto: En la mente de Aaron Hernandez, esta encuentra su mejor refugio en la sordidez de los relatos que la vida le pone en bandeja de plata a los cineastas y a los productores. La flauta ahora es un abultado catálogo, pero al igual que las ratas de Hamelín, vamos todos hipnotizados a pagar nuestra suscripción para ver más historias similares.

7/10

Ozark
Críticas

OZARK (2017-): Una serie original de Netflix

Tres años han pasado desde que vimos por primera vez a Marty Byrde. Cuando le conocimos estaba hasta el cuello de problemas y hasta hoy las cosas no han cambiado mucho. El peculiar viaje de este hombre de familia de un suburbio de Chicago hasta los Ozarks en Missouri incluye: lavado de dinero, drogas, un implacable cartel mexicano y asesinatos. Cuando Netflix estrenó Ozark no me imaginaba a Jason Bateman haciendo las veces de una mente maestra del crimen. Su carrera ha estado atada a los roles cómicos y a personajes que se construyen desde un perfil psicológico opuesto al de este Marty Byrde.

La primera temporada nos mostró el nacimiento, la transformación. Las bases se fijaron de forma sólida y el guión no dejó cabos sueltos. Ese primer encuentro con los Byrde preparaba el terreno para cosas más grandes y trazaba un sendero que se figuraba interesante. En 2018 llegó la segunda temporada y eso que presentíamos se concretó, los personajes maduraron y la historia se hizo más oscura y compleja. La creatividad para resolver los nudos argumentales continuaba presente y episodio tras episodio nos compenetrábamos más con los personajes. Tras dos años de espera se levanta el telón de la tercera temporada. Impetuoso inicio y personajes nuevos marcan el paso, pero el guión no se muestra tan impecable como siempre.

LA FAMILIA DE OZARK

La historia de un simple experto en finanzas que termina lavando dinero para uno de los carteles más peligrosos de México bien puede ser un titular de la emisión estelar de un noticiero. Aquí es caldo para la ficción y Marty Byrde (Jason Bateman) se levanta como una suerte de antihéroe y como el personaje que se roba la simpatía a pesar de su equivocado proceder. Donde realmente se hace grande Ozark es en el balance de sus individuos. Por un lado, tenemos a Wendy, interpretada por una fabulosa Laura Linney, la madre de la común familia que se ve forzada a vivir en un mundo criminal y poco a poco va naciendo de nuevo en este ecosistema. Igual Jonah (Skylar Gaertner) y Charlotte (Sofia Hublitz) los hijos de matrimonio que sin otra opción tienen que vivir en el convulso escenario que ha creado su padre. Todos juegan su parte y los personajes están perfectamente delineados.

A medida que las cosas se van complicando otras figuras entran en el escenario. Ruth (Julia Garner) se convierte en una figura esencial y sobre ella giran algunas de las subtramas más interesantes de la serie. Imponente fuerza interpretativa nos regala desde que tiene campo libre para actuar. Darlene Snell (Lisa Emery) es otra que nos estremece cada vez que su nefasta presencia se apodera de la pantalla. Así el universo de Ozark va encontrando equilibrio insertando pequeños pero determinantes personajes y en igual medida puliendo los arcos dramáticos de las figuras centrales.

Ozark
Laura Linney (Google Images)

EL FIN JUSTIFICA LOS MEDIOS

La realización de Ozark es de primer nivel, la puesta en escena sombría nos deja percibir las más oscuras emociones de los protagonistas. No importa sobre que escenario se retrate la realidad de su mundo la pesadez siempre se impone con la música, los ángulos de cámara y la selección de colores para la decoración de cada set. El lenguaje cinematográfico acompaña complementa el discurso de esos sujetos que persiguen sus agendas y solo se asocian para escalar en su propósito y no con fines nobles.

Codicia e instinto de supervivencia marcan cada paso y desde ahí el guión encuentra el mejor espacio para accionar. La precisión con que la historia desarrollaba cada detalle durante las primeras dos temporadas se pierde un poco el rumbo hacia el final de la tercera. La llegada de Ben Davis (Tom Pelphrey) hermano de Wendy presenta uno de los mayores retos creativos y argumentales. Su personaje es el catalizador por excelencia y su interpretación es perfecta, sin embargo, las líneas de la historia tropiezan cuando se aproxima el desenlace y las soluciones se sienten apresuradas y se recurren a algunos convencionalismos para mover la historia. A pesar de esas pequeñas fisuras que empañan lo que era una historia impecable Ozark parece tener terreno para arreglar las cosas y ofrecer una temporada más que debería ser el cierre del ciclo.

8/10