Too Old To Die Young (2019): De Nicolas Winding Refn

In Críticas
Too Old To Die Young

Si hay una constante en la carrera de Nicolas Winding Refn es que no compromete nada. Su estilo visual y narrativo, además de su provocativo discurso, siempre prevalece. No importa las condiciones o el proyecto que el cineasta danés aborde, nunca le hemos visto ceder terreno en favor de complacer gustos o consentir la corrección política. Too Old To Die Young (2019) es el ejemplo perfecto para soportar lo que afirmo. Esta miniserie producida por los estudios Amazon rompe los paradigmas modernos de las series de televisión. La norma procura un entretenimiento simple y de fácil digestión. Aún en las propuestas más serias y comprometidas la satisfacción del público suele predominar antes que la integridad del discurso.

Los que están familiarizados con la obra de Winding Refn saben que su sello transpira en cada fotograma y que no hay una película donde se haya rendido ante las imposiciones del mainstream. Siempre ha doblado los conceptos y ha roto los moldes para crear sus universos. Cuando se sumó a la tendencia de migrar del cine a la televisión las dudas podían surgir. Los intereses son muchos y el proceso de creación de los proyectos es diferente, no tanto en la parte técnica sino a nivel conceptual con diversas cabezas influyendo en la toma de decisión.

Una experiencia sensorial

Consistente con su estilo Winding Refn ofrece una experiencia sensorial con la puesta en escena. Desde su opera prima Pusher (1996) hasta su The Neon Demon (2016) la imagen y el sonido se mueven en escena con el carácter de un personaje que acompaña a sus protagonistas. En Too Old To Die Young toda esa creatividad fluyó libremente y el resultado queda inmortalizado en 10 episodios llenos del esplendor visual, agudeza narrativa y visceralidad. Es obligación respetar la estructura secuencial de los episodios para encontrar la coherencia de la historia, pero cada segmento podría funcionar como una película corta.

Martin Jones (Miles Teller) interpreta a un policía de la ciudad de Los Ángeles que se involucra con el mundo criminal y termina viviendo una doble vida. Las andanzas de Martin lo llevan a coincidir con un poderoso cartel mexicano y en especial con la figura de Jesús (Augusto Aguilera), un hombre que busca venganza y Yaritza (Cristina Rodlo) una peligrosa y misteriosa mujer. Para el guión Winding Refn colabora con Ed Brubaker que participó en la historia de Captain America: The Winter Soldier (2014) y escribió uno de los episodios de la maravillosa serie de HBO Westworld. La mayor fortaleza del relato viene de la profundidad de los personajes. Mientras atraviesan sus arcos dramáticos van removiendo capas para dejarnos ver sus motivaciones aportando solidez a sus actos. Aquí no hay cabos sueltos y con un ritmo pausado la historia nos pone en un lugar vulnerable para luego aturdirnos con una secuencia cruda y visualmente inquietante, otra marca de fábrica del danés.

Too old to die young
Fotograma de Too Old To Die Young (Google images)

Hombres en llamas

En Too Old To Die Young una vez más el director vuelve a poner en el centro a una figura masculina atormentada y con fuertes contradicciones morales. El personaje de Miles Teller es el hilo que conduce la narración y tiene los elementos clásicos de los personajes de Winding Refn. Podemos sumar aquí la figura de Jesús que interpreta a la perfección Augusto Aguilera como otro hombre con profundos vacíos emocionales. El personaje de Aguilera me recuerda al Töre de Max von Sydow en El Manantial de la Doncella (1960) de Ingmar Bergman. Si bien el de Bergman nos presenta una dicotomía moral excepcional, que no aflora tanto en el de Winding Refn, si coinciden en su misión de revancha y en la forma en como se les dibuja en la pantalla. En especial podemos ver el acercamiento en la escena de la consumación de la venganza por parte de Jesús y el guiño que parece hacerle al momento en el que el Töre de Bergman se flagela.

Darius Khondji (Seven, Amour) y Diego García (Boi Neon, Nuestro Tiempo) son los responsables de retratar el cosmos de colores ultra saturados en el que siempre viven los personajes de Winding Refn. Como nota curiosa vale resaltar que García fue director de fotografía en el filme dominicano Bestia de Cardo (2015). La dupla logra una magnífica labor y cada plano está diseñado para cautivar con los detalles y la minuciosidad con que se esquematizan los movimientos. Incluso en las secuencias más feroces, donde la violencia aparece para intranquilizarnos, podemos contemplar la belleza de los encuadres. Cuando las imágenes de los directores de fotografía se contrastan con la música del veterano Cliff Martinez (Traffic, Drive) el resultado es pura magia cinematográfica. Martinez, cómplice de siempre del director, vuelve a perforarnos con la viveza de sus notas que nunca están fuera de ritmo y más bien siempre van con la cadencia de la narración.

Too Old To Die Young es una miniserie como pocas. Una apuesta arriesgada donde el director no se guarda nada y deja correr su imaginación a riendas sueltas. Contundente e inolvidable, como nos tiene acostumbrados Winding Refn.

9/10

 
0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes

Leave a reply:

Mobile Sliding Menu